POLÍTICA DE COOKIES Trucos Caseros » 2013 » enero


Riquísimas gominolas caseras hechas de fruta

De todos es sabido que una de las cosas que más les gusta a los peques de la casa son las gominolas o chuches, como también se les conoce. La mayoría de las chuches que compramos están hechas industrialmente, llevando una gran cantidad de azúcar, grasas y productos realizados químicamente (potenciadores de sabor, color, etc…).

Una manera de conseguir que los pequeños de la casa coman fruta y que además lo hagan de una manera divertida y apeteciéndoles es realizando nosotras mismas unas gominolas caseras.

Es muy sencillo de hacer con este truco casero y tan solo necesitamos tantos vasos de zumo como de frutas queramos hacerlo (plátano, piña, sandia, melón, naranja, fresa… evidentemente mucho mejor si son las favoritas de los peques).

Recomiendo que sea zumo de frutas naturales hecho en casa y no embasado.

Necesitaréis también unos moldes. Los venden en cualquier tienda con utensilios del hogar, pero las cubiteras de silicona son ideales e incluso en algunos comercios venden moldes con forma de ositos, como los de la fotografía que acompaña este post

Tantos sobres de gelatina sin sabor como diferentes zumos tengáis.

No hay que mezclar los zumos entre sí, sino que debéis hacer las chuches de cada sabor siguiendo paso por paso las siguientes instrucciones.

Echar el zumo elegido en un cacito junto al sobre de gelatina (dependiendo de la cantidad que queremos echamos más o menos de cada cosa). No es aconsejable añadirle azúcar, ya que la fruta es dulce, pero si lo deseáis, podéis ponerle una cucharadita pequeña.

Lo mezclamos bien, dejamos reposar unos minutos y lo llevamos al fuego (no muy fuerte) mientras vamos removiendo y veamos que se ha mezclado completamente.

Vierte la mezcla en los moldes/cubitera y déjalo reposar.

Sigue estas instrucciones con los diferentes zumos/sabores.

Tan solo se necesitan unos 20 minutos de reposo, a partir de ese momento ya se puede desmoldar y comer.


Fuente de la fotografía: Images by John ‘K’ vía photopin cc

Truco casero enviado por email por Lourdes Conde (Ponferrada)



Riquísimas patatas chips caseras y muy rápidas de hacer

Hay que reconocerlo, las patatas chips son adictivas y cuando comes una no hay manera de dejar de seguir hasta que acabamos con todo el paquete.

Evidentemente es un potentísimo aporte calórico, por la cantidad de sal que llevan y el aceite con el que las han freído.

Con el siguiente truco casero podréis prepara de una forma rápida y muy fácil unas deliciosas y riquísimas chips, no solo de patatas, sino que podéis dejar volar vuestra imaginación y hacerlas de aquello que más os apetezca. Nuestro consejo es que hagáis un mix de varias cosas y las mezcléis, están exquisitas!!

Una vez que ya habéis escogido de qué queréis hacer las chips (patata, boniato, zanahoria, manzana…) hacéis finísimas láminas con un cortador (lo venden en cualquier comercio de menaje e incluso en los famosos bazares chinos).

Depositáis las finas láminas sobre un plato agujereado de los que venden especialmente para microondas (muy fácil de encontrar y económicos).

Vertéis un poquito de aceite de oliva en un vaso y con un pincelito mojáis las láminas, pero muy poquito.

Le echáis una pizca de sal (aconsejamos que también pimienta e incluso otras especias) y lo introducís en el microondas, donde debe estar unos 3 a 5 minutos (dependiendo de la potencia del aparato).

Pasado ese tiempo tendréis unas exquisitas y apetitosas chips para vuestro aperitivo.

 

 

Fuente de la imagen: 9gag



Alimentos alternativos

Truco publicado por Trucos Caseros | Sin categoría |

Después de estas fiestas navideñas llenas de excesos alimenticios, de juerga y de despreocupación, llega la temida cuesta de enero, la vuelta al colegio y por suerte o por desgracia, el regreso a la rutina. Los que cocinamos sabemos qué difícil es encontrar variedad en nuestros menús y descubrir nuevos sabores asequibles y baratos. Después de las bayas de goji, las algas japonesas y la omnipresencia de la soja, aparecen ahora las semillas de cáñamo. Las semillas de cáñamo funcionan como un potente antioxidante, ayudan al sistema inmunitario y previenen las enfermedades cardiovasculares, así que aparentemente ¡las ventajas son innumerables! Antes que nada hay que recordar que las semillas de cáñamo no son lo mismo que las semillas de marihuana. De hecho, el cáñamo no contiene ninguna sustancia psicoactiva, por lo que es apto para el consumo de toda la familia, ya que contienen fósforo, hierro y calcio.  Como casi todas las semillas, éstas pueden consumirse enteras (en pan o galletas), trituradas (para añadirse a sopas, ensaladas, etc), en harina (usándose como la harina de trigo o maíz) o germinadas (la opción que suelen preferir vegetarianos o veganos ya que sus propiedades aumentan).

Una de las recetas que podemos hacer con las semillas es el hummus de cañamones. Es una opción fácil y deliciosa y además contiene ácidos grasos y proteínas esenciales. En este caso, debemos mezclar los garbanzos, el tahini, el diente de ajo, el zumo de un limón, el cañamón descascado, sal, pimienta y aceite de oliva. Tras batir todo con un robot de cocina o batidora, podemos tomar el hummus con dips de verdura o nachos o sobre una tostada. Otra receta que contiene cáñamo es el pan de plátano. En ella el cáñamo aparece también en forma de semilla entera o molida. Además de estos dos ejemplos, podemos imaginar innumerables recetas en las que sustituir la harina de trigo o las semillas de sésamo por el cáñamo, que pronto dejará de relacionarse con la marihuana y las headshops (tiendas donde se venden artículos para el consumo de marihuana) y será un artículo que encontraremos en todos los herbolarios.

¡Buen provecho!



Cómo evitar que las bayetas se pongan duras

Truco publicado por Trucos Caseros | Trucos de Limpieza |

Tras utilizar las bayetas después de haber limpiado éstas se suelen poner duras al secarse. Un efectivo truco casero para conseguir que se mantengan  blandas y suaves es el siguiente:

Cuando las hayas lavado, ponlas en remojo un rato en una palangana que contenga un poco de agua y un par de cucharadas de glicerina.

Ya verás que efectivo que es y lo suaves que quedan tus bayetas.

 



Cómo aliviar el escozor de los ojos

En muchas ocasiones sentimos escozor o picor en los ojos debido a haber pasado muchas horas frente al ordenador, la televisión, la polución…

Un efectivo truco casero que alivia y hace desaparecer el escozor de los ojos en el siguiente:

Prepara una manzanilla (como si de una infusión se tratase), pero que esté un poco más cargada de lo normal.

Coloca la infusión en un bol y deja que se enfríe. Sobre todo, no aplicar recién extraída del fuego ya que podrías sufrir importantes quemaduras en una parte tan sensible como son los ojos.

Una vez tempado el liquido moja un algodón y ves aplicándotelo por los ojos. Lávatelos bien con la infusión de manzanilla.

En muy poco rato verás como el escozor o picor a desaparecido completamente.