POLÍTICA DE COOKIES Trucos Caseros » Trucos para Dietas


Original y refrescante ensalada de frutas y queso

Por fin ha comenzado los días de buen tiempo y calor, con lo que en días estivales como estos lo que más apetece (y es más recomendable) es hidratarse bien (para que nuestro organismo recupere los líquidos perdidos a través del sudor).

Para ello hay que beber agua, zumos de frutas, evidentemente algunos refrescos y cervecitas, pero también comer platos que sean refrescantes y aporten un extra de líquido a nuestro cuerpo, además de ser ligeros y especialmente recomendable para aquellas personas que hacen algún tipo de dieta.

Como podréis observar por la fotografía adjunta en este post que hoy os traemos al blog de Trucos Caseros, es una vistosa, original y muy refrescante ensalada de frutas y queso.

Es sencillísima de hacer y tan solo necesitamos sandia, kiwi, queso feta y una hojita de hierbabuena.

Tan solo hemos de cortar a dados del mismo tamaño la fruta y el queso y presentarlo con un poco de hierbabuena adornando el plato.

Es sabroso y nutritivo, además de apetecer y refrescarnos una barbaridad y lo mejor de todo es que el aporte calórico es mínimo.

Evidentemente se puede variar la fruta y cambiarla por otras que os gusten más e incluso el queso por que el vosotras prefiráis.

Bon appetit!

Imagen y truco tomado del fantástico blog toostinkincute



Tortilla de patatas baja en calorías

Truco publicado por Trucos Caseros | Trucos con Alimentos Sanos,Trucos de Cocina,Trucos para Dietas |

Si estás a dieta pero quieres disfrutar de una sabrosa tortilla de patatas baja en calorías sigue nuestro siguiente truco casero.

Sustituye el freír las patatas por unas hervidas, asadas o hechas al horno con un poquito de pimienta. Reduce al máximo el aceite que utilices, usando una sartén antiadherente e incorpórale alguna especia o condimento como la cebolla molida o el ajo en polvo.

Obtendrás una rica, sana y sabrosa tortilla de patatas baja en calorías.



Original y curioso truco casero para freír un huevo dentro de una cáscara de naranja

La necesidad da ingenio, siempre lo hemos dicho y defendido.

Imaginad que habéis organizado un picnic o comida campestre. Lleváis de todo para comer, pero habéis decidido que también os apetece comer unos huevos fritos recién hechos, que prepararéis en el mismo lugar de la excursión.

Pero cuando os disponéis a cocinarlos, ¡maldición!, os dais cuenta que os habéis olvidado la sartén en casa ¿cómo freímos ahora los huevos?

Muy sencillo. Imaginad que entre las cosas que sí habéis llevado hay una naranja para la hora del postre… pues seguid los pasos de este sencillísimo truco casero y podréis freír un huevo de una manera curiosa y original.

Partir una naranja por la mitad (el corte debe ir vertical, del rabito hasta la base y no horizontal). Vaciar media naranja de su pulpa (todo eso se aprovechará para el postre). Cascar el huevo y depositarlo dentro. A continuación poner con cuidado (y con ayuda de unas pinzas) esa media naranja con el huevo sobre unas brasas o el camping gas y dejadlo cocinar durante unos minutos (dependiendo de si os gustan poco o muy hechos).

Saldrá un huevo cocinado perfectamente y que además tendrá un riquísimo sabor a naranja, además de tener muchas menos calorías al no haber utilizado aceite para cocinarlo.

En el siguiente vídeo podréis ver paso a paso como hacerlo. Eso sí, os recomendamos que vaciéis la naranja sobre un plato o cuenco y así aprovechar el jugo, ya que en el vídeo lo hacen de una manera un tanto rudimentaria.

Evidentemente, esta forma de cocinar el huevo también podéis hacerla en casa o en una barbacoa que tengáis, sin necesidad de tener que ir al campo.

Ya nos explicaréis si lo habéis probado y qué tal os ha quedado.

Visto en la página de Facebook de Naranjas La Vieja Alquería



Riquísimas gominolas caseras hechas de fruta

De todos es sabido que una de las cosas que más les gusta a los peques de la casa son las gominolas o chuches, como también se les conoce. La mayoría de las chuches que compramos están hechas industrialmente, llevando una gran cantidad de azúcar, grasas y productos realizados químicamente (potenciadores de sabor, color, etc…).

Una manera de conseguir que los pequeños de la casa coman fruta y que además lo hagan de una manera divertida y apeteciéndoles es realizando nosotras mismas unas gominolas caseras.

Es muy sencillo de hacer con este truco casero y tan solo necesitamos tantos vasos de zumo como de frutas queramos hacerlo (plátano, piña, sandia, melón, naranja, fresa… evidentemente mucho mejor si son las favoritas de los peques).

Recomiendo que sea zumo de frutas naturales hecho en casa y no embasado.

Necesitaréis también unos moldes. Los venden en cualquier tienda con utensilios del hogar, pero las cubiteras de silicona son ideales e incluso en algunos comercios venden moldes con forma de ositos, como los de la fotografía que acompaña este post

Tantos sobres de gelatina sin sabor como diferentes zumos tengáis.

No hay que mezclar los zumos entre sí, sino que debéis hacer las chuches de cada sabor siguiendo paso por paso las siguientes instrucciones.

Echar el zumo elegido en un cacito junto al sobre de gelatina (dependiendo de la cantidad que queremos echamos más o menos de cada cosa). No es aconsejable añadirle azúcar, ya que la fruta es dulce, pero si lo deseáis, podéis ponerle una cucharadita pequeña.

Lo mezclamos bien, dejamos reposar unos minutos y lo llevamos al fuego (no muy fuerte) mientras vamos removiendo y veamos que se ha mezclado completamente.

Vierte la mezcla en los moldes/cubitera y déjalo reposar.

Sigue estas instrucciones con los diferentes zumos/sabores.

Tan solo se necesitan unos 20 minutos de reposo, a partir de ese momento ya se puede desmoldar y comer.


Fuente de la fotografía: Images by John ‘K’ vía photopin cc

Truco casero enviado por email por Lourdes Conde (Ponferrada)



Riquísimas patatas chips caseras y muy rápidas de hacer

Hay que reconocerlo, las patatas chips son adictivas y cuando comes una no hay manera de dejar de seguir hasta que acabamos con todo el paquete.

Evidentemente es un potentísimo aporte calórico, por la cantidad de sal que llevan y el aceite con el que las han freído.

Con el siguiente truco casero podréis prepara de una forma rápida y muy fácil unas deliciosas y riquísimas chips, no solo de patatas, sino que podéis dejar volar vuestra imaginación y hacerlas de aquello que más os apetezca. Nuestro consejo es que hagáis un mix de varias cosas y las mezcléis, están exquisitas!!

Una vez que ya habéis escogido de qué queréis hacer las chips (patata, boniato, zanahoria, manzana…) hacéis finísimas láminas con un cortador (lo venden en cualquier comercio de menaje e incluso en los famosos bazares chinos).

Depositáis las finas láminas sobre un plato agujereado de los que venden especialmente para microondas (muy fácil de encontrar y económicos).

Vertéis un poquito de aceite de oliva en un vaso y con un pincelito mojáis las láminas, pero muy poquito.

Le echáis una pizca de sal (aconsejamos que también pimienta e incluso otras especias) y lo introducís en el microondas, donde debe estar unos 3 a 5 minutos (dependiendo de la potencia del aparato).

Pasado ese tiempo tendréis unas exquisitas y apetitosas chips para vuestro aperitivo.

 

 

Fuente de la imagen: 9gag